Sevilla / Bayern 2

 Miembro de esa estirpe de futbolistas indescifrables, desentonaba probando disparos desde fuera del área. El Sevilla resistía y rompía líneas de presión gracias a la buena salida de balón de Kjaer y Lenglet, pero el cuero seguía sin fluir con la naturalidad que lo hace cuando Banega está en el campo. Las descuidadas bandas visitantes fueron talismanes en la búsqueda del área rival. Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Ante esta inesperada situación, el Bayern puso el turbo y activó el rodillo, empatando sólo cinco minutos después por medio de una jugada colectiva que Navas introdujo en su propia portería. El de los Palacios llegó muy condicionado a tapar el centro raso de Ribery, y acabó desviándolo al primer palo de un Soria que ya se disponía a bloquear el área pequeña. Una acción desafortunada en una noche en que la pizca de suerte necesaria para doblegar a los gigantes era más necesaria que nunca. El Sevilla volvió a intentarlo armándose de paciencia  y sirviendo centros al área, pero nada volvió a ser lo mismo. 
En la segunda parte, Hummels y Boateng se erigieron en dos tótems difíciles de superar por arriba e implacables por bajo. Por si acaso, Javi Martínez les cubría las espaldas. El navarro le birló una ocasión manifiesta de gol a Vázquez en el 49′ cuando llegaba en tromba al área chica. La garantía de la retaguardia bávara fue suficiente argumento para que los teutones encerraran en su área al Sevilla. Las incursiones de Ribery y los disparos de Thiago y James suponían una ‘gota malaya’ difícil de contener. Luego siguieron centros y balones al área que Soria achicaba una y otra vez. El canterano justificó la titularidad con un paradón a Javi Martínez, que remató sólo un centro en el segundo palo. De la misma forma, y con más atino, ajustició su compatriota Thiago en el 70′ al arquero, que no pudo oponerse al cabezazo del ‘seis’ del Bayern. El remate del centrocampista tocó en Escudero previo paso por las redes. Otra jugada desafortunada que confirmaba el ‘Harakiri’ sevillista.
 Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Montella decidió dar la alternativa a Sandro y Muriel, buscando probablemente una reacción que avivara las posibilidades de competir la eliminatoria en la vuelta, pero el partido estaba visto para sentencia. N’Zonzi y Sandro lo intentaron con tiros desde fuera, pero la falta de acierto y el buen hacer de Ulreich impedían la remontada. Sólo el pitido final calmó la desesperación y la ansiedad de los locales, que se desfondaron buscando maquillar el marcador en el tramo final. Ahora, sólo un milagro europeo en uno de los estadios más difíciles del mundo puede mantener con pulso a los de Montella, que compitieron digna pero insuficientemente ante el Bayern. Si hay un equipo abonado a las gestas épicas ése es el Sevilla. De conseguirlo la semana que viene, jugadores y cuerpo técnico se consagrarían como inmortales en el recuerdo de la afición, en una de esas anécdotas que se cuentan durante décadas. Múnich decidirá.
Ante esta inesperada situación, el Bayern puso el turbo y activó el rodillo