Iniesta

La historia de Andrés Iniesta arranca desde un prisma que debe ser ponderado, pues casi todas las exhibiciones de los mejores jugadores del mundo del fútbol llevan implícita una cita con el gol, pero Iniesta dedicó su amplia trayectoria deportiva a tirar de cinematografía futbolística para erigirse como un creador de ventajas individuales y colectivas de primerísimo nivel sin la virtud de lo más preciado. El jugador manchego fue, es y será recordado por todos lo que imaginaron que, en cada momento del juego, seguramente a excepción del remate, brotaba una esperanza, con el tiempo en forma de certeza, en la que Iniesta nunca se olvidaría de constar. De hacerlo, además, con el swing que había dejado escrito Manuel Vicent; el de la ondulación espiritual y corporal que se transmite en los actos cotidianos, al llamar a un camarero o al contar una historia en una sobremesa.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
El fútbol de principios de siglo había contado con la aparición de un modelo de juego pensado tiempo atrás pero que por circunstancias de la época, todavía no estaba en disposición de perfeccionarse. El aumento del ritmo en los partidos y la mejora de los sistemas defensivos practicados en zona, defendiendo y ocupando espacios a diferentes alturas, obligó a los equipos más protagonistas con balón a buscar el espacio y el tiempo para que el rival cayera en la trampa. Así, la era dorada del juego de posición que el paso de los años, un par de escuelas, algunos entrenadores y otros tantos futbolistas se encargaron de perfeccionar, tuvo en Iniesta a uno de sus guardianes. Porque entre una serie de postulados prescritos, entre los que se escondía una profunda sensibilidad para interpretarlos, se escribía que el dominio del juego podía garantizarse, pero que necesitaba de intérpretes genuinos y puros como el ‘8’ culé.
Por motivos evidentes, el deporte dispone de un lenguaje en el que el principal interlocutor es el cuerpo. Con él expresa el deportista su modo de poner en práctica la disciplina deportiva, y como no todas ellas son, como añadido, un juego, no todas son igual de particulares, así que las que lo son requieren de una suma de aptitudes físicas e intelectuales que confluyen en un punto donde esa disciplina en concreto debe alcanzar su significado. El modo en el que lo ha explicado Andrés Iniesta, uno de esas figuras futbolísticas pertenecientes a dimensiones diferentes, es un capítulo único y propio. Y merece ser contado como uno de los anexos del fútbol moderno e histórico. Iniesta fue en el fútbol uno de sus principales aliados, como lo es el manual del profesor, la falsilla del alumno o el pentagrama del músico.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
“Los últimos años en el Barcelona no podrían haber sido posibles sin él. Me ayudó a entender mejor el fútbol viéndolo jugar. Más allá de todo lo que ganó, lo importante es cómo jugaba y lo profesional que fue siempre. Espero que pueda volver al Barcelona para enseñar a los más jóvenes lo que ya nos ha mostrado. He aprendido mucho de estar con él, de verlo entrenar. Con qué facilidad hacía las cosas. Lo más impresionante era su naturalidad y la perfección con la que hacía las cosas, cómo aceleraba. Tenía un don natural que es incomparable”.
– Pep Guardiola.