Croacia

El escenario es el de cualquier película de terror. Grandes casas, varias abandonadas, con pintura descascarada, ventanas rotas. Las puertas cerradas con candado, o rejas que prohíben la entrada. Altos árboles que rodean el camino. Pero todo ese lúgubre escenario se rompe llegando al final del camino. Allí, reluciente, está el Roschino Arena, el pequeño y coqueto escenario que la selección de Croacia eligió para entrenarse durante su estadía en Rusia.
Es Croacia uno de los protagonistas principales de esta película, que se puede volver de terror para la Argentina. El próximo jueves se verán las caras en la segunda fecha del grupo y el equipo de Jorge Sampaoli necesita conseguir un buen resultado tras el empate con Islandia. Ellos, en cambio, superaron a Nigeria y van por la clasificación a octavos de final.
Luego de vencer a Nigeria, el seleccionado croata no quiso perder el tiempo. Según le contaron a LA NACION desde el equipo de prensa, adelantaron el vuelo para subirse apenas finalizó el encuentro en Kaliningrado. Prefirieron “dormir hasta tarde” el domingo para aprovechar el día de entrenamiento, que hasta decidieron adelantar para “no perderse el partido de Brasil”, como comentó un periodista en la puerta del estadio.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
“Llegamos a las seis de la mañana al hotel. Dormimos hasta el almuerzo. no tuvimos jugadores lesionados, si algunos con pequeñas molestias, pero todo está bien”, comentó el entrenador del equipo croata, Zlatko Dalic. Con total sinceridad, el técnico reveló que se puso “muy contento” cuando vio el resultado de la Argentina ante Islandia. “Me alegré cuando vi que terminaron 1-1”, remarcó.
Según el entrenador croata, quien encaró de muy buen humor la conferencia de prensa que brindó hoy, luego del partido que jugaron anoche recién ahora “llegó la hora de pensar en la Argentina”. “Estuvimos muy enfocados los días previos en el trabajo que teníamos que hacer para neutralizar a Nigeria. Ahora, vamos a pensar en Messi y compañía”, remató.
Croacia es otra de las elecciones que eligió hospedarse lejos del ruido de las sedes. Lo mismo que Islandia hizo en Gelendzhik, los croatas armaron en Roschino. Se ubicaron a 70 kilómetros de San Petersburgo, ciudad sede de la Copa del Mundo, pero es un viaje de más de una hora en auto a un pueblo donde reina la tranquilidad. Se entrena en el Roschino Arena, una sola cancha ubicada a 15 minutos del hotel. La comodidad, ante todo.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Nigeria estará en Roschino hasta el próximo martes. Ese día, por la tarde de Rusia -a la mañana de la Argentina- viajará a Nizhny Novgorod. Allí disputará el partido ante el seleccionado de Jorge Sampaoli. Para los europeos, un triunfo significará sacar el boleto a octavos de final. Para la Argentina, una derrota puede ser el verdadero final de una película de terror.
El equipo balcánico se impuso 2-0 a Nigeria, con tantos del volante del Real Madrid y Etebo en propia puerta.
Croacia venció 2-0 en su debut en el Mundial de Rusia-2018 ante Nigeria y dio un paso de gigante para conseguir una de las dos primeras plazas del Grupo D que dan acceso a los octavos de final.
Ambas selecciones salieron al estadio de Kaliningrado con la intención de aprovechar el traspiés de la favorita de la llave, Argentina, que horas antes perdió dos puntos ante la bisoña Islandia, un empate que deja el futuro del equipo de Messi en el torneo pendiente del resultado de su partido contra Croacia, el próximo jueves.