España

El problema de España, a mi parecer, no está tanto abajo – que son los que normalmente aparecen en la fotografía, estados de forma aparte – sino arriba. Le falta desequilibrio y determinación, le falta gente que aparezca en zonas intermedias, a espaldas del medio campo rival y, una vez reciba el balón, que encare, regatee y gane el duelo individual.

Y, mucho me temo, para eso no se necesitan tantos centrocampistas, sino delanteros. Llamadlos Aspas, Asensio o Rodrigo: si no se logra girar el sistema defensivo rival, la transición defensiva se resiente y los centrales y el mediocentro se ven demasiado exigidos en las ayudas. No llegan a todo y es normal, porque España en ataque se despliega con todo precisamente para generar el volumen ofensivo que necesita para allanar el camino al gol.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
También es cierto que el estado de forma de De Gea, Piqué, Ramos y Busquets dista mucho de ser el ideal. El primero porque no sale de su área, aunque su equipo lo necesite más arriba, en una posición intermedia entre los centrales y la portería. Y cuando toca parar – su gran especialidad – no lo hace: de seis tiros, le han metido cinco goles. Los centrales acumulan errores individuales de gran calibre – la falta de Piqué frente a Portugal, los errores de Ramos en los goles de Marruecos – y Busquets no llega a todos los sitios – en tres partidos ha visto ya dos amarillas por llegar tarde –.

Por lo que respecta al medio campo, a mí ayer sí me gustó Thiago, sobre todo en la primera mitad. Siempre ofreciéndose en derecha como pase de seguridad para Piqué, trianguló rápido con Carvajal y Silva y oxigenó el juego con sus cambios de orientación a la banda izquierda, buscando a Isco o a Jordi Alba. En la segunda mitad, eso sí, se diluyó, como el resto de sus compañeros.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
También me gustó Iniesta, aunque sigue lejos de su estado de forma ideal. Entendió mejor los movimientos de Isco, y ocupó los espacios entre líneas que desocupaba el malagueño: así llegaron varias de las mejores jugadas de España, también en la primera mitad, aunque luego se equivocara en la toma de decisión final.
Hay que tener en cuenta una cosa. La España de Lopetegui sí mostró cintura, estructura y capacidad de sostén aún jugando con tanto mediapunta, que no se nos olvide -lo digo por el debate general-. Lo que ha ocurrido ahora es que ha sucedido un hecho de gran impacto y que determinados jugadores no están bien, pero España sí mostró que su sistema estaba preparado. Lo que está pasando ahora dista mucho de la España que hemos visto desde finales de 2016. Y creo que efectivamente, ahora mismo España tiene que matizarse, porque las circunstancias son otras. Y buscar otro perfil más agresivo o posicionalmente más estable es una opción que debe tenerse en cuenta, porque la convocatoria sí permite mirar a esos jugadores, hay versatilidad.
que alternativamente llevan tiranizando Europa desde hace ya varios años … lustros diría yo, que juegan sin dosificarse de Septiembre a Junio, y que están pegando el peaje físico de la compitividad…